Comunicación efectiva


Una comunicación efectiva es útil y necesaria para charlas, conferencias, entrevistas comerciales y laborales, abogados, consultoría, profesores y maestros.

Una cosa es informar, y otra: vender, transmitir conocimientos, sugerir propuestas y soluciones, implicar, motivar, comprometer, etc.; y en todos los casos la comunicación ha de ser efectiva.


La comunicación es efectiva cuando conseguimos los propios objetivos de la comunicación, optimizando los recursos que tenemos en juego.


Lo primero es establecer el objetivo de cada comunicación, y después prepararla con los recursos aconsejables.




¿Cuáles son esos recursos?

Comunicación oral.

o Debemos mantener una clara introducción, incluso a veces con una llamada de atención (muy presente en AIDA, acrónimo por excelencia en mensajes publicitarios). Desarrollar el cuerpo, mediante fases diferenciadas y etapas. Y realizar un cierre apropiado a los propios objetivos de la comunicación. El mensaje ha de estar orientado y adaptado al público objetivo siempre.

o Es de vital importancia mantener una estructura de razonamientos, inductivo o deductivo, para llegar a conclusiones lógicas.

o Realizar enlaces en las diferentes argumentaciones, evitando muchas repeticiones o muletillas.

o Mantener un as anclas, como elementos claros diferenciadores de todo lo que hemos de exponer, y que deben estar muy vinculadas con los objetivos de la comunicación.

· Paralingüística. Recordemos las cuádruple T.

o Tono. Agudo, grave o neutro. El grave genera una mayor credibilidad y confianza, en grado controlado y preciso.

o Tempo. La velocidad adecuada, que consiste en la que hemos de usar como si conversáramos con un poco más de aceleración, y trasmitiendo entusiasmo. El uso de los silencios y las inflexiones es muy aconsejable.

o Tonalidad. Cálida, empática y amable. Fuera de cualquier rutina y que resulte “enlatada”.

o Timbre. El uso de la resonancia de nuestra boca y una correcta articulación y pronunciación.

· Lenguaje emocional. Transmitir pasión y emociones, con una sonrisa natural no forzada, manifestando seguridad y convicción. Si lo que queremos transmitir es disgusto, tristeza o frustración, de igual manera el lenguaje emocional ha de ser el adecuado a la situación.

· LNV. Lenguaje no verbal. Que ha de ser muy congruente con lo que queremos transmitir.

o Manos. Con uso asertivo y buen uso de las palmas, para enfatizar o demostrar sinceridad en la exposición. De manera fluida y armónica, sin “latigazos” o repeticiones sobrecargadas.

o Tronco. Naturalmente erguido y seguro, sin agresividad.

o Mirada. Directa, natural y en actitud de colaboración.

o Cabeza. ¡Cuidado! Hay personas que al hablar niegan con movimientos laterales de la cabeza, durante las exposiciones. Es mejor asentir en determinados momentos, para reafirmar.


· Medios

o Tiempo. El uso adecuado del tiempo de exposición, cumpliendo lo planificado, y no utilizando más medios de manera innecesaria: uno de los aspectos de freno son los que hablan más de la cuenta, generando una “verborrea” inoportuna, que genera el efecto contrario en el receptor al establecido.


o Diapositivas, vídeos, presentaciones, etc.; todo usado de forma efectiva, y lo estrictamente justificable y necesario. Las transiciones ágiles y fáciles, y sobre todo que no entretengan, salvo que esa sea la intención. El tamaño de lo escrito que se pueda ver fácilmente, y mejor imágenes y gráficos, que muchos números que apenas se puedan leer.

o Escritos. ¡Primero cuidado con lo escrito!, después claridad, respeto, empatía, brevedad, y sobre todo en e-mail y WhatsApp.


Toda la comunicación efectiva se ha de practicar como cualquier otra habilidad, y con el aprendizaje iremos adquiriendo el desarrollo de la habilidad, hasta convertirla en una automática e inconsciente, que formará parte de nosotros.


Hay otra parte esencial que es la escucha activa, tan trascendental en cualquier proceso efectivo de comunicación, que por esa importancia merecerá otro artículo aparte.


En TW CONSULTING, ayudamos a profesionales para que desarrollen la comunicación efectiva, en diferentes entornos, incluyendo la enseñanza y otros escenarios, como la visita comercial, charlas, juicios, ponencias y conferencias.



Javier Rodríguez

Director TW CONSULTING

www.twconsulting.es


8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo