Gestión de conflictos en la empresa



Somos conscientes que en la actualidad hay muchas empresas con conflictos internos estancados, sin resolver e incluso históricos, en el que las partes no avanzan teniendo como consecuencia un funcionamiento poco efectivo de los procesos y procedimientos establecidos, palancas de los resultados deseados y ejecución de la propia estrategia.

No conocer el freno que dichos conflictos generan en el buen funcionamiento de la empresa, es muy grave, y todavía lo es más que de eso se aprovechen los competidores. Vincular ese freno con una pérdida de competitividad, trasladando al cliente esa falta de unidad, deteriora de manera notable la imagen y reputación de cualquier organización, por lo que ha de ser prioritario que se establezcan los mecanismos necesarios para que:





  1. Los equipos aprendan a gestionar los conflictos de manera inmediata y efectiva. No deja de ser una habilidad en la que se debe invertir para formar a los trabajadores de diferentes departamentos, ayudándoles que encuentren oportunidades de creatividad, mejora y solución de problemas. Esto se ha de hacer siempre focalizados en el CONFLICTO DE TAREA, que tiene sus propias características, intentando minimizar y reducir cualquier tipo de CONFLICTO RELACIONAL O DE PERSONAS, porque invariablemente tienen y tendrán fatales consecuencias internas.

  2. Los equipos, una vez intentado lo anterior y no lo hayan conseguido, eleven el conflicto a jefes superiores con el único propósito de buscar la mediación y solución, por el bien de la propia empresa. Cuando se crea una cultura de ello, ágil y precisa, que contemple en la propia elevación aportar una documentación clara y objetiva, un porcentaje muy alto de conflictos se solucionan, por el propio interés compartido de cada una de las partes.

Por eso es muy aconsejable que los equipos aprendan a diferenciar y gestionar los conflictos, sabiendo que existen los de tipo constructivo (siempre orientado a discrepancias de tareas, pero con una interdependencia de metas positiva, lo que permitirá consensuar con los intereses comunes de cada parte, departamento y alinearlos con los de la empresa). Tales son: crecimiento, calidad, rentabilidad y valor (siendo muy significativa la satisfacción de los diferentes interlocutores empresariales, y de forma muy selectiva la propia del cliente que es el que nos proporciona el propio crecimiento y rentabilidad). Igualmente existen los conflictos destructivos, también llamados de personas, que conllevan una interdependencia negativa de metas, porque son incompatibles y además las actividades del otro impiden que logremos las nuestras. Este es el verdadero cáncer en las empresas, porque las personas en conflicto van a por sus propios intereses personales, por encima del bien común; no les importa incluso establecer luchas y grupos internos, en los que toda la empresa está inmersa, con una pérdida de tiempo y desgaste innecesarios.

En TW CONSULTING llevamos colaborando durante más de 20 años con las empresas, mediante consultoría y formación, en diferentes proyectos formativos que impulsen la gestión efectiva de conflictos, con herramientas muy prácticas y precisas de inmediata implementación, permitiendo ver cada conflicto como una nueva oportunidad de desarrollo y mejora, en la que cada parte es consciente de todos los beneficios y ventajas que lleva a la propia organización por el camino del avance y éxito.


Javier Rodríguez

Director TW CONSULTING

www.twconsulting.es

gestion@twconsulting.es


10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo